miércoles, 30 de julio de 2014

Para ya, cansina!

   Llevo usando Instagram año y medio o dos años, no recuerdo. Si miráis las fotos podréis ver el tipo de fotos que eran, cosas que hacía, cosas que veía, etc etc, creo que no hay ni una foto mía, un par a lo sumo. 

Pecesillo


   Hace 7 meses cuando me pasé a la buena vida empecé a subir fotos mías con los progresos que hacía, claro que al principio no eran tan grandes, eran los pequeños clavos de la mesa, luego vinieron las patas y ahora estoy liada con el tablero de encima, de cualquier manera, que me voy por los cerros de Úbeda. Empecé a hacerlo no por vanidad ni ego ni esas cosas sino porque era una manera de no echarme atrás en el cambio que le estaba dando a mi vida. Mis amigos y familia verían lo que estaba pasando y no me iba a poder arrepentir, por vergüenza. Vergüenza de tus hijos.

No recuerdo fechas, pero es de los inicios :)


Ahora muchas veces subo fotos mías por vanidad, esa es la verdad. Casi no necesito abuela!!!

Le he cogido cariño al espejo este. Un día voy a contar todos los espejos que hay en casa... 

   No sé si a vosotros os pasa, seguro que sí, pero en febrero con mis 10 kilillos perdidos me veía ya genial, en serio, pesaba 110 kilos pero daba igual. Ahora las veo y veo lo gorda que estaba. Posiblemente, en un par de meses, si sigo adelgazando me pasará de nuevo y las fotos en las que hoy me veo genial, sexy y guapa las vea y diga pero qué gorda! Todo es cuestión de perspectivas, supongo.

Pero tíaaaaaaaaaaa

   Yo lo recomiendo, aunque sea un poquito, hablar en redes sociales de nuestros progresos, no es necesario exponerse de la forma excesiva que quizás lo hago yo. Cada uno sabe lo que debe de hacer y se encuentra más apoyo de lo que en un principio parece.

SERRRRRFIIIIIIIIIIIIIIII!!!!!!!