jueves, 27 de agosto de 2015

Volver

     Hola, mi nombre es Lucía, y he vuelto!!!



     Después de un veranillo muy loco, bonito, diferente, de excesos,... de muchas cosas, vuelvo con el blog, decidida a ser constante (que soy lo peor para ésto, lo sé). Nunca es tarde para volver y menos cuando la bicha es buena, no? Me da penilla que termine este verano y lo escribo con la lagrimilla, podrá ser melancolía, nostalgia o gilipollez entrenada tras años del estudio profundo del gilipollismo. Jamás olvidaré estos tres últimos meses. Estoy pensando, y en el verano todo va más deprisa, como que tenemos miedo de que todo termine, que sabemos que termina, el verano al final termina y llega septiembre, con sus rutinas, su calorcillo del membrillo, sus atascos... en fin, gracias por haber hecho tan especial este verano. Creáis o no me creáis, yo no me creo mucho a mi misma, medio he encontrado mi camino o aunque no sea mi camino, el que quiero seguir y tengo las cosas un poquito más grises (antes eran negras). 



     Me encanta el verano peeeeero estoy deseando de que empiece septiembre. Es más, el 31 de agosto iré a un fin de año con Yelp, seguro que será muy especial y cerraremos el verano (tranquis, el verano sigue acabándose el 21 de septiembre, eh) a lo grande. Con nuestras uvas, bolsa de cotillón, alcohol... 



     Pero lo que decía, tengo muchas ganas, porque septiembre es mi fecha de lanzamiento, comienzo a estudiar de nuevo (sí, a la universidad de nuevo, y con determinación, esta vez de la buena, nada de medias tintas), seguiré con mi gimnasio, con mi costura... el blog volverá a la vida, con mucha fuerza, con muchas nuevas ideas que compartir. Y tengo algún proyecto que de momento se queda en cigoto pero que espero salgan adelante. 



     Y bueno... ahora tengo un gato!! Buena cosa, más foto... El señor de Instagram me echa de esta, seguro. 






     En fin, lo dicho, vuelvo con muchas ganas, con mucha energía tras este parón paso atrás para coger impulso que me he tomado, que yo también necesito de vez en cuando parar por un rato, no todo va a ser moverse y con lo floja que soy yo, y lo que me gusta mirar al blanco del techo...