domingo, 6 de noviembre de 2016

Salir de la zona calentita


Salir de la zona calentita 

Una vuelta de tuerca

Un giro de 180º

Coger el toro por los cuernos

Click para ver más grande


     Eufemismos para una misma conclusión: QUIERO SALIR DE MI ZONA DE CONFORT

     Está claro que salir de la zona de confort es muy difícil. Porque allí estamos calentitos, seguros,  pisamos suelo estable, o eso es lo que creemos, y por muy mal que nos encontremos allí no somos capaces de dar un paso al frente y saltar. ¿Quién no tiene miedo ante un salto al infinito? El miedo es inicial, después descubrimos que ese infinito es maravilloso, con sus cosas buenas y sus cosas malas, con obstáculos que tenemos que soltear pero qué más da, yo, si me topo con un obstáculo de esos o lo salto, o lo esquivo o directamente me estrello de lleno con él, del tirón, luego me levanto y a seguir.


     Salir de donde estamos calentitos, especialmente en invierno, da miedo y más si se hace solo. Creo a pies untillas que salir solo de ahí es lo mejor, es una decisión personal e intransferible. Si vamos acompañados es mejor, pero no podemos esperar que nadie haga nada por nosotros, somos nosotros quienes debemos llevar nuestros sueños adelante, saltar al vacío y disfrutar lo que dure el vuelo. Eso no quita que escuchemos a los demás, sobretodo si los consejos, charlas y demases, vengan desde el cariño que nos procesan. Después, al menos en mi caso, yo tomo mi decisión, escuchando siempre pero eligiendo lo que personalmente creo que es mejor para mi y ese sueño que tengo.



     Ahora mismo, mi sueño es vivir, vivir por mi misma, ser capaz de salir adelante sin depender de nadie, siempre he sido una persona muy independiente pero dependiente de mi madre, ella pagaba las facturas, la casa, la comida... y ya a mi edad eso me frenaba mucho porque depender no es lo mío. Sé que mi madre va a estar ahí si necesito ayuda pero el hacer las cosas yo (y mantenerme) me da una satisfacción infinita. Me he atrevido a soñar y estoy contenta con los resultados a pesar de los pequeños baches que he ido encontrando. No es fácil salir de ahí, a veces quiero volver, porque da mucho miedo ese vacío que hay delante mía y pienso ¿qué hago aquí? pero qué pasaría si no arriesgase. Si me hubiese quedado bajo el ala protectora de mi madre? Seguiría viviendo, claro, pero todas las nuevas experiencias que estoy sintiendo en este presente que se me presenta no las cambio por nada.Y ese presente se me antoja tan tan tan bonito.



     Nadie dijo que fuese a ser fácil, no lo es, todo lo contrario, es muy difícil incluso cuando nos gusta la aventura y el riesgo pero es como me dice una amiga, prefiero arrepentirme de haberlo hecho que de no hacerlo. 




¿TE ATREVES A SOÑAR?